Lizzie Borden en el jurado de los condenados 0

lizzie borden

Homero Simpson le vende el alma al diablo y todo termina en un juicio. Por un error de Lionel Hutz, abogado de Homero, el diablo elige al jurado, al cual llama el Jurado de los Condenados. Entre ellos, hay una mujer, Lizzie Borden.

En este artículo te voy a contar quién fue Lizzie Borden y qué hizo (o qué se cree que hizo), para ser merecedora de ese lugar de privilegio en el Jurado de los Condenados.

Repasemos primero la referencia.

El Jurado de los Condenados

 

Homero vende el alma al diablo en el segmento “El demonio y Homero Simpson”, de la Casita del Horror IV (S05E05). Sin embargo, a pedido de Lisa, se lleva adelante un juicio para decidir el destino del alma de Homero.

El diablo elige al jurado entre los que se encuentra Lizzie Borden, de quien te contaré en este artículo. También son parte Benedict Arnold, Richard Nixon, John Dillinger, John Wilkes Booth, el pirata Barbanegra y la alineación de los Philadelphia Flyers de 1976.

En siguientes artículos te iré contando sobre cada uno de ellos.

Al aparecer, a Lizzie Borden la vemos vestida como una mujer de época de finales del siglo XIX y principio del siglo XX, con una particularidad: lleva un hacha. ¿Es acaso una asesina? Todo indica que sí.

Conozcamos su historia que es super interesante.

Lizzie Borden

Una adorable muchacha de clase media alta

lizzie borden en 1890

Lizzie Borden nació en 1860 en Fall River, Massachussets. Su padre, Andrew Jack Borden, era un adinerado hombre inglés, de ascendencia galesa, que había amasado una importante fortuna partiendo con muy poco. Su madre, Sarah Anton, falleció cuando ella tenía 3 años.

Lizzie tenía una hermana llamada Emma que era diez años más grande que ella. Ninguna de las dos se había casado y al momento de suceder el incidente que te voy a relatar más adelante, Lizzie tenía 32 años y Emma, 42.

Tras enviudar, su padre Andrew se había vuelto a casar con otra mujer. Esta señora , llamada Abby Durfee Gray, no tenía una buena relación con ninguna de las hermanas. Las hijas de Andrew creían que Abby se había casado con su padre por conveniencia.

Abby no era una mujer joven, tenía ya 64 años, y Andrew, 69.

¿Qué hacía Lizzie al no estar casada? En esa época las mujeres no podían desarrollar una carrera o manejarse con independencia. Lizzie y su hermana Emma dependían mucho de su padre, quien les daba dinero, pero no todo el que tenía.

Andrew obligaba a su familia a vivir una vida simple, bastante por debajo de sus posibilidades. La casa de los Borden no tenía luz eléctrica y el baño estaba aparte. En esa época, ambas cosas eran lujos, y aunque la familia podía dárselos, el padre de familia prefería no otorgarlos.

Lizzie ayudaba en la Iglesia de su ciudad y daba clases dominicales allí, especialmente a hijos de inmigrantes que recién llegaban de todos lados del mundo. También trabajaba en caridades y otros lugares donde se brindaba ayuda social.

Para el resto de la sociedad eran una familia modelo, pero puertas adentro, la relación entre las hijas por un lado y el padre y la madrastra por el otro, era muy mala.

Los hechos del 4 de agosto de 1892

El 4 de agosto de 1892 fue un día muy caluroso en Fall River. Lo que sucedió en la casa de los Borden hasta el día de hoy permanece como un gran misterio. Sin embargo, hay hechos que están comprobados y luego sí, muchas hipótesis.

El día del incidente en la casa de los Borden estaban Lizzie, su padre Andrew, su madrastra Abby y la criada, Bridget Sullivan. Pero también se había quedado a dormir la noche anterior John Morse, el cuñado de Andrew, hermano de la difunta madre de Lizzie. Emma, la hermana de Lizzie, no estaba en la casa puesto que estaba de vacaciones en otra propiedad de la familia, lejos de allí.

Los hechos dicen que a las 7 AM, Andrew, John y Abby desayunaron juntos en la casa.

A las 8:45 John Morse abandonó la casa para visitar a unos conocidos con los cuales iba a practicar deporte. Su idea era volver al mediodía para el almuerzo.

A las 9:15 el que abandona la casa es el padre de familia, Andrew, quien también tenía pensado volver a la casa, en este caso a media mañana para una breve siesta.

A las 9:30, la madrastra de Lizzie, Abby, sube al cuarto de huéspedes donde se estaba quedando John Morse, para hacer la cama y limpiar la habitación. Al mismo tiempo, a la criada, Bridget, la manda a limpiar los vidrios de las ventanas de la casa.

A las 10:45, Andrew regresa a la casa. Se sienta en el sofa para dormir su habitual siesta de media mañana. Para esa hora, se sabe que Bridget estaba en su habitación del ático del segundo piso, descansando después de la ardua tarea de limpiar los vidrios de las ventanas en un día tan caluroso.

Poco después, Andrew aparece asesinado en su sofá con varios impactos de arma blanca en su cabeza. Luego de encontrar al hombre, en el primer piso, boca abajo, descubren que su esposa Abby está muerta con heridas similares.

La versión de Lizzie y primeras hipótesis

La gran pregunta es dónde estuvo Lizzie Borden durante esa mañana.

Lizzie declara que cuando su padre llegó a la casa ella estaba en el patio de atrás. Al ingresar nuevamente al interior, descubrió que su padre había sido asesinado violentamente en el sofá y llamó a Bridget.

Bridget llamó a la policía y al llegar las fuerzas de seguridad, descubrieron el cadáver de Abby en el cuarto de invitados del primer piso.

Si bien en ese entonces no había ciencia forense como tenemos ahora, la policía determinó que entre los dos asesinatos había pasado entre una y dos horas. ¿Por qué? Porque la sangre del cuerpo de Abby estaba negra y coagulada. En cambio, el cuerpo de Andrew seguía goteando.

Esta primera hipótesis descartaba la posibilidad de una intrusión. ¿Quién se metería en una casa para robar, cometer un asesinato y luego esperar dos horas para cometer otro?

Todo apuntaba a Lizzie que había sido quien había encontrado el cadáver de su padre y había llamado a Bridget. Además, se mostraba fría y distante con la situación. No había en ella el más mínimo sentimiento de pesar. Como si fuera poco, sus declaraciones eran un poco contradictorias.

Pero a su favor estaba el hecho de estar impoluta. La persona que hubiera asesinado a sus padres debía haberse salpicado con sangre. No había una sola gota de sangre en su vestido.

También tenía a favor su reputación. Una mujer de clase alta, de una familia distinguida, que trabajaba en la Iglesia. Su contextura física era también pequeña. ¿Podía haber atacado a sus propios familiares con tanta fuerza? La policía creía que esto no era posible.

Los investigadores encontraron la cabeza de un hacha en el sótano de la casa, pero este no tenía mango. ¿Sería el arma homicida?

A pesar de todo esto, a la policía no le quedó más opción que arrestar a Lizzie por ser la principal sospechosa. Fue así como la llevaron a la cárcel del condado.

Las víctimas

Como te contaba, se cree que el asesino primero acabó con la vida de Abby y luego esperó a que llegara Andrew para hacer lo mismo con él, mientras este dormía en el sofá.

Se sabe que Abby recibió el primer hachazo por encima de la oreja en un costado del cráneo. Este golpeo no la mató, pero la dejó gravemente herida tirada en el piso, boca abajo. Ya en el piso, recibió 18 hachazos en la cabeza.

Actualmente, los forenses modernos que analizan este caso emblemático de los policiales estadounidenses, creen que Abby murió al tercer o cuarto hachazo.

A Andrew lo encontraron en su sofá. La policía confirmó que estaba durmiendo cuando fue atacado. Recibió 10 hachazos en la cabeza.

Hay fotos de las víctimas y si bien opté por no reproducirlas aquí, las vas a poder encontrar en los enlaces al final del artículo.

Repercusión nacional

Pensemos un poco el cuadro: un asesinato en una locación apacible y en una casa de una familia distinguida de clase alta donde los sospechosos son los mismos familiares. Esta frase suena a argumento de novela policial de Arthur Conan Doyle o de Agatha Christie.

Con un escenario como este y con una sospechosa que a priori parecía inocente como Lizzie, era obvio que el caso sería noticia nacional. El hecho salió en la prensa y enseguida aparecieron diferentes versiones, hipótesis y bandos. Sí, porque había gente que creía que Lizzie era culpable, y otros, inocente.

Juicio a Lizzie Borden

El caso había quedado en un estado incierto. Sin embargo, Alice Russell, amiga de Lizzie y de Emma que acudió a la casa el día de los asesinatos junto a la policía, hizo una declaración inesperada. Dijo que vio a Lizzie ese mismo día quemar un vestido en la cocina, mientras la policía estaba investigando en otros lugares de la casa.

Estre podría ser un vestido manchado de sangre con el que Lizzie mató a su padre y a su madrastra. El dato de Alice Russell fue clave para lo que aconteció luego.

Cuatro meses después de los asesinatos, Lizzie Borden fue acusada de doble homicidio y seis meses después, finalmente se dio inicio al juicio. Todo Estados Unidos estuvo al tanto de lo que sucedía en el recinto del juzgado a través de la prensa escrita.

En principio, no había ninguna prueba física contundente que inculpara a Lizzie por los asesinatos. ¿Podía quedar libre de toda culpa?

Uno de los hechos más macabros de todo el juicio sucedió cuando uno de los fiscales presentó ante los jueces, y ante todos los presentes, incluida Lizzie, los cráneos de Andrew y Abby. La idea era demostrar que el hacha encontrada en la casa coincidía en tamaño con las heridas.

Pero ver las calaveras de sus familiares fue demasiado para Lizzie, quien se desmayó en pleno juicio. Esto hizo que gran parte del público empatizara con ella y la creyera inocente.

Siguiendo la evidencia del hacha, descubrieron que no sólo el tamaño coincidía con las heridas del cráneo, también comprobaron que el corte de la cabeza para separarla del mango había sido lineal y bastante reciente. El asesino había intentado destruir el arma homicida.

Como si fuera poco, en el hacha encontraron un pelo. Enviaron la evidencia a la Universidad de Harvard para determinar si era humano e intentar identificar a quién podía pertenecer (obviamente que no había ADN en esa época). La Universidad determinó que el pelo era de vaca y que el hacha no presentaba ningún residuo de sangre.

Las declaraciones de Lizzie y el veredicto final

Lizzie estuvo errática durante todo el juicio pero esto es debido a que estuvo bajo los efectos de la morfina. Los médicos le habían recetado esta potente droga luego de los asesinatos para bajarle la ansiedad, los ataques de histeria y la depresión que sufría. El abuso de la morfina era algo bastante común en la época.

Lizzie cambió su versión de los hechos, pero al estar bajo los efectos de la droga no había mucho más que esperar.

Finalmente llegó el día del veredicto. Todo el país lo esperó con ansias. Lizzie fue declarada inocente.

Mucha gente se algró, pero otros, especialmente la clase trabajadora, pensaron que se había salido con la suya por ser una mujer de clase alta.

Teoría más probable y motivos

Actualmente se cree que Lizzie fue la autora de los dos crímenes. ¿Cuáles podrían ser los motivos?

El más probable es por dinero. Su padre, Andrew, había estado comprando propiedades a familiares de su esposa Abby. Las hijas, Lizzie y Emma veían esto como una amenaza. Creían que ella lo estaba manipulando. ¿Qué podía pasar si Andrew moría? Todo el dinero iría para su madrastra.

Y relacionado con esto está el hecho de que Lizzie habría matado primero a su madrastra para impedir que la herencia pase a ella tras matar a a su padre. Esto indicaría que todo fue premeditado.

A la hipótesis del dinero habría que sumarle la de autonomía. Las hermanas Borden dependían de la voluntad de su padre para recibir dinero. Ellas querían vivir otro tipo de vida.

De hecho, Lizzie lo hizo. Tras ser declarada inocente se mudó de la casa donde vivió toda su vida y donde se dieron los homicidios. Se fue a la parte residencial de la ciudad y se rodeó del lujo. A pesar de ser marginada socialmente por el resto de su entorno, disfrutó de la vida y realizó varios viajes.

Finalmente, no hay que olvidar que la relación entre Lizzie y sus padres era muy mala, lo que hace que no haya que descartar el odio como un posible detonante.

Además de estas hiótesis hay algunos hechos llamativos que fueron apareciendo. Uno de ellos es que Lizzie, un poco antes de los crímenes había intentado comprar un potente veneno en la farmacia, pero no se lo quisieron vender sin prescripción médica.

También se dijo que sus padres habían sufrido un robo en la casa hacía tiempo y que nunca se había sabido quien había sido el ladrón. Todo apunta a que también había sido Lizzie.

Otras hipótesis y especulaciones

Hay muchas otras hipótesis y especulaciones respecto a lo que pudo haber pasado en la casa de los Borden. Algunas se complementan entre sí.

A continuación te voy a enumerar algunas de ellas aunque te aclaro que son las menos probables.

Intruso

La hipotesis de un intruso fue descartada rápidamente, pero en la actualidad algunas personas creen que alguien ajeno a la casa ingresó para robar y que todo salió mal no quedándole más remedio que cometer los asesinatos.

Respecto a la distancia en tiempo entre los dos homicidios, forenses modernos consideran que pudo haber sido erróneo creer que hubo dos horas de diferencia. Esta posibilidad radica en el hecho de que la habitación de huéspedes y la del sofá, donde fue asesinado Andrew, tenían diferentes temperaturas. Esto podría haber conservado de forma diferente los cuerpos.

La conclusión es que el tiempo entre un asesinato y otro pudo haber sido de veinte minutos en vez de dos horas.

Colaboración de la criada

Se cree que Bridget Sullivan, la criada de la casa, pudo haber colaborado o al menos encubierto los asesinatos por parte de Lizzie.

En principio, se sabe que ella cerró con tres trabas y candados la puerta principal. Cuando Andrew llegó a media mañana no pudo entrar y tuvo que llamar para que le abran. Esto es bastante sospechoso ya que esa puerta no se solia trabar así durante el día.

Suponiendo que al llegar Andrew a la casa, su esposa ya estaba muerta, también es sospechoso que al bajar desde el ático hasta la planta baja para abrir la puerta, Bridget no haya notado que Abby yacía en el cuarto de huéspedes.

Mitos

Más allá de estas hipótesis que te conté (que tienen un grado bajo de ser posibles, pero que podrían serlo) hay algunas leyendas urbanas que ya no tienen fundamento pero que la gente comenzó a repetir.

Entre ellas, hay una que dice que el padre abusaba sexualmente de Lizzie y que ella se desquitó asesinándolo a él y a su madrastra.

Otro mito es que Lizzie mantenía una relación lésbica con la criada Bridget y que fueron descubiertas por Abby. Esto hizo que tuviera que asesinarla. Luego, hizo lo mismo con su padre. En 2018 hicieron una película en base a este mito. Más abajo te cuento.

Hay que aclarar que la idea de que Lizzie fuera gay no es para nada extraña. En 1904 viajó a Boston y allí conoió a la actriz Nance O’Neill con quien tuvo una estrecha amistad. Sí, se cree que eran amantes.

Poco tiempo después, se sabe que Emma discutió con Lizzie y que el centro de la discusión era justamente Nance. Luego de este incidente Emma abandonó a Lizzie y no la volvió a ver nunca más.

Todo esto alimentó los rumores de una relación lésbica entre Lizzie y la popular actriz. Se han escrito libros sobre esta relación e incluso se han hecho obras de teatro.

Pero esto no es todo. Hay más mitos.

Uno de ellos dice que fue Lizzie quien mató a sus padres, pero sin motivo alguno, porque entró en un estado de locura.

Otro mito dice que el asesino fue John Morse, que sospechosamente se había alojado en la casa el día anterior y quien tenía una coartada demasiado perfecta para ser creíble.

Por último, no puede faltar el mayordomo. En este caso no hay mayordomo, pero sí tenemos la teoría de que fue Bridget quien mató a sus empleadores porque le hicieron limpiar los vidrios de las ventanas un día tan caluroso.

La vida de Lizzie Borden tras los asesinatos

Como te contaba, Lizzie se mudó y si bien siguió viviendo Fall River, quedó aislada socialmente.

Obviamente heredó junto a Emma la fortuna de su padre. Viajó y se dio todos los lujos que su padre no le permitía.

Salvo por su relación con la actriz O’Neill como te comenté antes, no tuvo mucha más repercusión excepto cuando fue acusada de robar en una tienda, aunque no fue un hecho tan relevante.

Lizzie Borden murió en Fall River en 1927, a los 66 años, producto de una neumonía.

Al día de hoy la casa de los Borden sigue en pie. Obviamente allí montaron un pequeño hotel y museo donde, entre otras cosas, se puede encontrar el hacha con la que supuestamente Lizzie Borden mató a su familia.

¿Te alojarías allí?

Películas sobre Lizzie Borden

Se han hecho varias películas sobre Lizzie Borden.

The Legend of Lizzie Borden es un film de 1975 y es quizás el más conocido de todos. Está protagonizado por Elizabeth Montgomery, Katherine Helmond y Fionnula Flanagan.

the legend of lizzie borden

Siguiendo el mito del lesbianismo, en 2018 se hizo una película llamada Lizzie donde se especula con la relación entre Lizzie y Bridget. Esta cinta está protagonizada por Chloë Sevigny, Kristen Stewart, Kim Dickens y Fiona Shaw.

lizzie 2018

También hay una película llamada Lizzie Borden Took an Ax, haciendo referencia al popular cantito. Este film es de 2014 y estuvo protagonizado por Christina Ricci.

Lizzie Borden took an ax, 2014

Lizzie Borden en el imaginario popular

A pesar de haber sido declarada inocente, Lizzie Borden quedó en el imaginario popular de Estados Unidos como una asesina. Es por eso que en el episodio de Los Simpsons aparece con un hacha en sus manos.

Esta imagen fue construida por el conjunto de hechos, mitos y rumores que rodean la historia. Entre ellos, un canto de humor negro que solían entonar los niños y que se popularizó durante el juicio a Lizzie:

Lizzie Borden took an axe
and gave her mother forty whacks.
When she saw what she had done
she gave her father forty-one.

Perdiendo la rima, podemos podemos traducirlo como:

Lizzie Borden tomó un hacha
y le dio a su madre cuarenta hachazos.
Cuando vio lo que había hecho
le dio a su padre cuarenta y uno.

Mucha gente en Estados Unidos conoce este cantito y cree que es cierto. Probablemente muchos estadounidenses crean que Lizzie mató de 40 hachazos a su madre y de 41 a su padre.

Más referencias de Los Simpsons

Espero que te haya gustado esta referencia y hayas aprendido algo nuevo. En artículos siguientes iré cubriendo al resto de los integrantes del Jurado de los Condenados.

Te invito a que explores el sitio para encontrar más referencias de Los Simpsons.

Suscribite al newsletter y recibí las novedades del sitio en tu correo electrónico. Seguinos también en las redes sociales. Estamos en Instagram, Twitter, Facebook y Pinterest.

Esto ha sido todo por este artículo.

Gracias por leerme.

Hasta la próxima.

Fuentes y referencias

 

Suscribite a Los Simpsons Explicados

Sumate a nuestra lista para recibir las novedades del sitio en tu correo electrónico.

¡Excelente! Te has suscrito.

Parece que asuntos internos te tendió una trampa. Revisa los campos del formulario.

Previous ArticleNext Article
Mi nombre es Alejandro De Luca y tal vez me recuerden de blogs como Mentes Liberadas y Crónicas Freelancer. Soy simpsonmaníaco de la primera hora. Miro cine del bueno, leo, programo, escribo y tomo café. También me gusta pasear de la mano de una dama y cenar a la luz de las velas. Y odio los yo-yo's. Vivo en La Haya, Países Bajos.
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments