El Señor Burns con un bat de béisbol y su relación con Los Intocables

los intocables

Si viste al Sr. Burns intentando pegarle con un bat de béisbol a un miembro del consejo directivo de la Universidad de Springfield y no sabías que había una referencia detrás, aquí te la explico.


Homero necesita un título universitario para poder regresar a su empleo como técnico nuclear en la planta de Springfield. Como tiene dificultades para ser admitido por una universidad recurre al Sr. Burns, quien dice tener influencias en la Universidad de Springfield.

En la siguiente escena, el Sr. Burns se encuentra presidiendo la junta del consejo directivo de la Universidad de Springfield, sentado a la cabeza de la mesa en un espeluznante sillón digno del conde Drácula.

Los integrantes de este consejo están extrañamente fumando habanos. Ante las primeras negativas de uno de los integrantes del consejo para incorporar a Homero como estudiante, el Sr. Burns se pone de pie y comienza a decir que él considera a este consejo directivo como un equipo de béisbol al mismo tiempo que toma un bate. Todos parecen estar de acuerdo, susurran, repiten lo que dice Burns, se miran entre ellos y siguen fuman habanos.

Pero Burns estalla en furia y arremete contra el miembro del consejo que según él se cree más importante, no trabaja en equipo y “juega con sus propias reglas”.

Intenta golpearlo con el bate repetidamente con todas sus fuerzas, pero apenas logra rozarlo. Su víctima le pregunta qué es lo que está haciendo y el Sr. Burns le dice que le está dando la paliza de su vida.

Finalmente el agredido le dice que si quería que aceptaran la solicitud lo hubiera pedido de entrada. El Sr. Burns cae completamente exhausto luego de haber hecho tanto esfuerzo y le ordena a Smithers que descuartice el cadáver y le envíe una corona a la viuda.

Los Intocables

Esta escena es un homenaje a la película Los Intocables (The Untouchables) de 1987 dirigida por Brian De Palma. Este film narra la historia de Elliot Ness y su lucha contra la mafia del alcohol liderada por Al Capone en la época de la Ley Seca (1920 a 1933) en Estados Unidos. Se trata de una adaptación que se basa en hechos reales y que está bastante distante de la serie que se emitió a fines de la década del cincuenta y principios del 60.

Elliot Ness es interpretado por Kevin Costner y Al Capone por Robert De Niro, quien se luce en cada escena. Cuenta la historia que De Niro subió unos cuantos kilos para ponerse en la piel del capo mafia.

En la película, después de varios fracasos al frente de las fuerzas de seguridad en la lucha contra el tráfico de alcohol Elliot Ness recurre a un policía experimentado de origen irlandés llamado Jim Malone que es magistralmente interpretado por Sean Connery.

Con Malone, los agentes Oscar Wallace (Charles Martin Smith) y George Stone (Andy García), Ness forma un equipo cuyo único propósito es golpear a Al Capone donde más le duele, en sus negocios ilegales. Más tarde, este equipo sería llamado Los Intocables.

El golpe a Capone

Los Intocables, recién formados, realizan una gran primer redada en una de las fábricas clandestinas de alcohol de Capone. Ahí es donde encuentran a uno de los lugartenientes del capo mafia, dejando en evidencia los vínculos de este con el tráfico de alcohol.

Luego de este incidente, Capone ofrece una lujosa cena donde reúne a todos sus vasallos. Ubicados alrededor de una gran mesa redonda, todos fuman habanos y adulan a su jefe cada vez que dice algo.

Capone comienza dando un discurso de motivación donde explica que una de sus mayores aficiones es el béisbol. Es en ese momento donde toma un bat. Luego, sigue su discurso y se desplaza alrededor de la mesa mientras todos están sentados asintiendo cada afirmación que su jefe hace. El discurso de Capone se basa en la importancia de ser parte de un equipo.

Finalmente, se detiene justo detrás de aquel subordinado que cayó en la redada y explica cómo él no puede hacer nada, si su equipo le falla. A continuación, lo golpea sorpresiva y salvajemente en la cabeza con el bate hasta matarlo, delante de todos los otros mafiosos.

Mensaje: nadie le falla a Al Capone.

El homenaje de Los Simpsons es muy claro y el contraste entre la fuerza bruta de Capone y la debilidad de Burns hacen que la escena sea terriblemente graciosa.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of